AEA detecta graves fallos en la publicación de las multas de tráfico en el TESTRA

Según la organización de defensa de los conductores AUTOMOVILISTAS EUROPEOS ASOCIADOS (AEA), las irregularidades afectan a todas las multas notificadas por edictos en el último año, tanto por la DGT, como por el Gobierno Vasco y el Servei Catalá de Tránsit, así como por 1.152 ayuntamientos, entre los que se encuentran las capitales de provincia más importantes.

Todas las notificaciones de multas realizadas en el último año a través del Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (TESTRA) son ineficaces e inválidas porque no cumplen la normativa que regula la notificación de las multas por edictos, en los casos de que no hubieran podido ser entregadas personalmente a los interesados”, según denuncia la organización de defensa de los conductores AUTOMOVILISTAS EUROPEOS ASOCIADOS (AEA).

Se han olvidado de poner la fecha de publicación

El fallo detectado por AEA consiste en que se ha omitido la fecha en la que el anuncio está publicado, tanto en su cabecera como en cada una de las páginas del edicto -tal y como establece el Art. 6 de la Orden INT/3022/2010, de 23 de noviembre, por la que se regula el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico-, lo cual impide realizar el computo de los plazos legales, bien para pagar con descuento o bien para recurrir, “resultando dichas publicaciones -según los servicios jurídicos de AEAinválidas, ineficaces y sin valor legal alguno”.

Por tanto -a juicio de AEAcualquier automovilista podría oponerse al cobro ejecutivo de dichas multas por parte de Hacienda porque la necesaria notificación previa no se ha realizado correctamente”.

Siete millones de multas a la basura

Según las estimaciones de AEA -que ha tenido que acudir a la fe pública notarial para acreditar los fallos detectados-, unos siete millones de multas formuladas por la DGT, por el Gobierno Vasco, por el Servei Catalá de Tránsit y 1.152 ayuntamientos (entre los que se encuentran las principales capitales de provincia), son inválidas y su recaudación ejecutiva, en caso de impago, resulta inviable porque no consta en los edictos la fecha en que fueron publicados.

“Su nombre ha aparecido en el Testra ¿Quiere que nos encarguemos de recurrir?”

A juicio de los servicios jurídicos de AEAlos fallos en la publicación de edictos en el Testra abre también la posibilidad de pedir la revisión del expediente para aquellos automovilistas a los que se les haya cobrado ejecutivamente las multas mediante embargos, siempre que no hubieran recibido notificaciones por correo certificado o hubieran presentado algún escrito atendiendo la recomendación de los servicios de gestión de multas de determinadas compañías de seguros y “empresas quitamultas”, ya que con esta actuación lo único que han conseguido es convalidar unas notificaciones que eran de todo punto ineficaces”.

¿Qué es el TESTRA?

El Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico es una página de Internet desde donde cualquier ciudadano o empresa puede consultar las notificaciones de multas que no le han podido entregar en su domicilio. Tiene carácter legal, y por ello desde el 24 de noviembre de 2010 se convirtió en el medio oficial de publicación de los procedimientos sancionadores de Tráfico. La Dirección General de Tráfico como órgano gestor del mismo es responsable de garantizar la autenticidad e integridad de su contenido y de los edictos que en él se publiquen mediante el empleo de los sistemas de firma electrónica.

AEA denunció irregularidades desde su inicio

Ya desde su inicio, en el mes de diciembre de 2010, la utilización del TESTRA fue puesta en tela de juicio por AEA ya que  se estaba aplicando a expedientes sancionadores iniciados con anterioridad a su entrada en vigor, y se estaban reduciendo los plazos que tenían los ciudadanos para formular sus correspondientes recursos.

A raíz de la denuncia de AEA,  la DGT advirtió su error y modificó el texto de las notificaciones publicadas en el TESTRA así como el sistema para computar los plazos para recurrir o para pagar con descuento, que hasta entonces habían sido reducidos ilegalmente.

Con posterioridad, en octubre de 2011, AEA volvió a detectar irregularidades en el contenido de los edictos publicados ya que, dependiendo de la fecha en que se descargaban los ficheros, tenían diferente contenido. De la denuncia de AEA la Fiscalía de Madrid realizó la oportuna investigación por cuanto los hechos podían afectar a la fe y seguridad del tráfico jurídico.

Ahora, cuatro años más tarde, AEA descubre una nueva irregularidad y es que en los edictos se han olvidado poner la fecha en que se publican, con lo que los cómputos para poder pagar o recurrir resultan irrealizables y no se sabe ni tan siquiera en qué fecha se han publicado.

¿Estás afectado?

SI ERES SOCIO LLAMANOS
HAZTE SOCIO
CONSULTA EXPRESS