Si viajas con niños, los que no superen los 135 centímetros de altura deben utilizar siempre un sistema de retención homologado y adaptado a su peso y altura.

Siempre deben ocupar los asientos traseros salvo que el vehículo no disponga de ellos, éstos estén ya ocupados por otros menores o no sea posible instalar en dichos asientos los adecuados sistemas de retención infantil. En estos casos no olvides desactivar el airbag frontal.

Sigue siempre al pie de la letra las indicaciones de utilización de los sistemas de retención infantil que te haya facilitado el fabricante y adapta éstos al peso y tamaño que tenga el niño en cada momento.