Los radares de tramo ubicados en las carreteras convencionales formulan miles de multas ilegales