Según un estudio realizado por AEA la propiedad de un coche de gasolina cuesta unos 6.600 euros por cada 15.000 kilómetros (0,44 euros/km), mientras que el coste de un diésel es de 8.790 euros por cada 30.000 kilómetros (0,293 euros/km). Los gastos por adquisición, el mantenimiento, el seguro, los impuestos o el repostaje son datos a tener en cuenta antes de comprarnos un coche.