La sentencia ha condenado a la Entidad Línea Directa Aseguradora a pagar a un Socio de AEA por rechazar injustificadamente un siniestro, argumentando que se trataba de un fraude. Además se le ha condenado al pago de los intereses de mora y costas.

Según la aseguradora “el siniestro era falso”

Lo sorprendente del caso es que el Socio de AEA tenía concertada una póliza de seguro a todo riesgo que cubría los daños propios del vehículo. Inicialmente, la peritación de los daños fue aceptada por la aseguradora, siendo abonada la factura de reparación por el asegurado. Sin embargo después de cuatro meses de ocurrido siniestro y pagada la factura por el asegurado, la compañía rechazó el siniestro alegando que “los daños declarados no concuerdan con las pruebas que tiene el perito sobre su desarrollo”. Además, sin explicar cuáles eran las discrepancias existentes, le bloquearon el acceso al portal de internet para que no pudiera acceder al historial del siniestro.

Ante este injustificado modo de actuar por parte de la aseguradora, el automovilista puso el caso en manos de los servicios jurídicos de AEA, quienes oportunamente plantearon la correspondiente reclamación ante la Defensora del Asegurado de Línea Directa Aseguradora. Este servicio desestimó igualmente la reclamación.

Dada la contumaz decisión de Línea Directa Aseguradora y de su Defensora, negándose a pagar un siniestro de un coche asegurado a todo riesgo, al asegurado no le quedó más opción que demandar judicialmente a la aseguradora para proteger sus legítimos derechos.

Tal y como se recoge en el fundamento de derecho segundo de la sentencia

en un orden lógico de ocurrir las cosas, no se advierte la necesidad del demandante de mentir respecto a la forma de ocurrencia del siniestro, pues, si la colisión hubiera tenido lugar con una columna, como sostiene la demandada (Línea Directa), el siniestro, igualmente, sería objeto de cobertura.

El resultado, ya lo conocen

Condeno a Línea Directa Aseguradora a abonar al actor la cantidad de TRESCIENTOS SETENTA Y NUEVE ERUROS CON OCHENTA CENTIMOS (379,80€), más los intereses que establece esta resolución, con imposición de costas.

¡Cuidado con los conflictos de intereses!

Quiero informarle además que el Departamento de Consumo de AEA recibe y resuelve numerosas reclamaciones de sus asociados motivados por la indefensión en que se encuentran frente a sus propias aseguradoras al existir, en numerosas ocasiones, conflictos de intereses como consecuencia de la aplicación de convenios de indemnización suscritos entre las aseguradoras. Ello da lugar a que siendo nuestra propia compañía la que debe reclamar los daños al contrario responsable -y a su aseguradora-, al final es también la que paga en virtud del Convenio, mermando la eficacia de la reclamación en perjuicio del asegurado.

Expertos en defender a los automovilistas como consumidores

Por ello, quiero aprovechar también esta ocasión para recordarle que desde hace más de veinte años AEA no sólo viene defendiendo con éxito los legítimos derechos de los automovilistas en materia de consumo frente a fabricantes, talleres de reparación, vendedores de coches, etc., sino también frente a las Aseguradoras (incluso la propia) por si Vd. o algún familiar o amigo nos pudiera necesitar en el futuro.

¿Estás afectado?

HAZTE SOCIO
LLAMA AL 915594940
Consulta Express